Presupuesto for dummies

Presupuesto for dummies

¿Sabés cuánto vas a gastar este mes? Yo si lo sé. Y eso me permite tomar decisiones con cero stress. La razón es que tengo un presupuesto.

Un presupuesto, cómo indica la palabra, es saber con anterioridad algo, pre – supuesto (esto de ponerse a analizar la raíz de las palabras es super pro, creo que lo voy a hacer más porque me da como cierto aire de que soy culto). En términos de guita, es saber cuánto voy a gastar el mes próximo.

Podemos estimar cuanto vamos a gastar viendo los gastos fijos de los meses anteriores e intentando adivinar los gastos variables, y con eso armamos la previsión de lo que gastaremos. Eso se llama un presupuesto, nada más y nada menos.

El chiste de un presupuesto es decir: “Para comida afuera voy a gastar $ 3000” y llevar el registro de gastos, y gastar hasta esos $ 3000. Si nos sobra, fenómeno! Lo ahorramos. Si llegamos a $ 3000…listo, no salimos más a comer afuera. No hay dinero para ese rubro.

Poniendo un monto que gastaremos en algo en especial (o en su conjunto) podemos tomar decisiones de manera correcta y nunca pasarnos de lo que pensamos gastar y conseguir un ahorro.

Es un huevo hacer esto, pero es la única forma de medirnos con los gastos. Te puede pasar que termines comiendo fideos con manteca y queso los últimos 10 días del mes o que dejes el auto y pases a ir en autobús (si es que es más económico)

Ahora, ¿qué pasa si nos surge un gasto variable no previsto? Por ejemplo, se te rompe el auto.
Para eso lo que hay que tener es lo que se denomina, un fondo de reserva, el cual hay técnicas para lograrlo a pesar de que los ingresos sean pocos y ajustados. Lo que nunca, nunca, nunca se debe hacer es gastar dinero que no se tiene. Eso incluye préstamos y las temibles y abominables tarjetas de crédito.

En resumen, debemos intentar prever cuanto gastaremos el mes próximo, debe ser menor que nuestros ingresos y debemos topear el gasto a ese monto previsto, sin poder pasarnos del valor.

Hay dos problemas con esto, el primero es cómo lograr un fondo de emergencia y el segundo, cómo hacemos eso si el día de hoy estamos endeudados hasta el cuello. Pero tranquilos, salir de deudas es cosas de todos los días para los Ninjas de las finanzas personales

4 respuestas

  1. Buenos días!

    Respecto al presupuesto:
    Antes yo me manejaba de la siguiente manera – había armado un presupuesto con porcentajes, así que de acuerdo al aumento de sueldo era el aumento en los gastos, ahorros e inversiones (Por ejemplo: un 5% del sueldo destinado a recreación, un 20% del sueldo destinado a alimentación, etc.), así que cuando cobraba extraía todo el efectivo, lo distribuía de acuerdo al presupuesto e iba sacando para cada cosa del lugar correspondiente. Si sobraba, lo guardaba y otro mes tenía más para gasta en Ropa por ejemplo, o lo ahorraba.
    Pero cada vez se utiliza menos el efectivo, de hecho a veces no es conveniente tenerlo.
    Tú aquí hablas de “las tarjetas de crédito” como abominables. Pero hoy en día son una necesidad prácticamente.
    La pregunta es: ¿cómo puedo seguir con ese presupuesto pero con tarjetas? Le he dado vueltas al asunto, y no logro esclarecerlo.

    Muchas gracias!

    1. Hola Silvia.
      Te cuento que yo soy de las que tiene en la billetera $120.- y todo, todo lo pago con débito o transferencias.
      Nunca pude llevar el sistema de sobres o frascos más que para las vacaciones. Pero si llevas el registro de gastos día a día no sería difícil controlar el presupuesto.
      En mi mente, cuando voy a comprar algo la consigna es “lo puedo pagar de 1?”. Si la respuesta es sí, así lo hago obviamente. Si la respuesta es no, entonces pienso en cuántas cuotas lo tendría que sacar para que no me des coordine mi plan mensual. Si me llevaría desde 3 cuotas ya la pregunta cambia y mi mente se cierra… “en serio lo necesito???” O tmb puede surgir… “lo necesito ahora ya o puedo ahorrar primero para comprarlo después?”
      Corta vida a las tarjetas de crédito y nunca nunca nunca un pago mínimo.
      Tuve mucho tiempo tarjeta de crédito, hasta 4 tarjetas al mismo tiempo, y a pesar que nunca me hundieron y me salvaron alguna vuelta, hoy dia las veo innecesarias. Es cuestión de cambiar el chip.
      Y en el registro lo que me ayudó a cambiar el chip es poner un apartado de Excel con el total que adeudaba por todo lo que tenía en cuotas. Si me saque el cel en 12 cuotas de $900 … si me compre ropa en 3 cuotas de $810… si me compré la pileta del baño para reponer la rota en 10 cuotas de $715… mes a mes lo banco y no duele tanto, pero estoy debiendo más de $20mil… necesitaba todo ya?? No podía negociar con mis necesidades y comprarme lo cuando tuviera la plata y así no arrastrar la pena por un año en el peor de los casos??
      Ja perdona lo extenso del entusiasmo, yo te leí y pensé no a las tarjetas de crédito. De verdad no son necesidad si llevas bien tus finanzas
      ¡¡suerte!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Conocé el método que te
va a cambiar la vida

Sumate a los cientos de personas que lograron acelerar en un 500% la obtención de sus objetivos financieros

Iniciar Sesión

Disponible solo para miembros de los programas de formación