fbpx

El rico es malo, el pobre es bueno…seguro?

In Conceptos Básicos
Scroll this

El otro día me topé con esta reflexión de una persona que no conozco en Facebook (cosas que pasan cuando estás 8 horas en un aeropuerto por un vuelo con retraso)

Captura de pantalla 2016-07-14 a las 10.30.07 p.m.

Luego venían los comentarios que respondían esa pregunta que es casi retórica… Los ricos son ricos porque explotan a los pobres y los hacen cada vez mas pobres.
Los ricos son seres despreciables que solo piensan en si mismos y que mientras cena,  piensan cómo poder arruinarle la vida a los demás,  que es lo que les genera más placer en la vida, después de bañarse en su piscina de dinero cual Rico McPato. (estoy siendo un poco irónico por si no lo notaron)

Es verdad que hay gente que ha amasado fortunas a costa de la explotación de los demás, pero eso está muy lejos de ser la mayoría de la gente acaudalada del planeta. Hay otros:

Está los que tuvieron una idea y la llevaron adelante.

Están los que a costa de trabajo y estudio lograron invertir sus ahorros para hacer más dinero.

Están los que tuvieron suerte en la vida, al menos más suerte que los demás.

Están los que heredaron.

Están los que se ganaron la lotería.

Están los que estudian cómo relacionarse con el dinero, cómo generar ingresos adicionales y cómo ahorrarlos para reproducirlos.

Están los que transforman una idea en un negocio exitoso.

Justamente el pensar que los que tienen una fortuna son “malos” es lo que demuestra que no hemos aprendido aún a cómo relacionarnos con el dinero.

Conocer gente acaudalada te abre la cabeza, ves que no son demonios, muchos son incansables trabajadores que meten 20 horas por día para lograr sus objetivos.
Creo que hay una tendencia, en especial en nuestro país, de pensar que los que tienen dinero es porque seguro: “Algo raro están haciendo”.

Atribuir características malvadas a aquellos que han logrado prosperar es quizás una justificación basada en el rencor de que no somos nosotros los que lo logramos.

Pensemos entonces la próxima vez que alguien opine en contra de gente que ha prosperado que en realidad está clamando su inconformidad por no saber cómo relacionarse con el dinero. Y lo mejor es que eso se aprende, estudiando, leyendo y cambiando nuestra mentalidad.