fbpx

El éxodo de pueblo venezolano desde cerca

In Noticias
Scroll this

Nota del autor

Escribí esto para sacarme de adentro una sensación que me quedó al visitar Bucaramanga, una ciudad de Colombia cercana a Venezuela. Nada tiene que ver con finanzas, pero dado que ningún diario me lo quiso publicar, lo escribo acá con la esperanza que alguien lo lea. Perdón la licencia.

Mucho se ha hablado de la situación en Venezuela y de la enorme migración que se ha provocado.

Uruguay ha sido alguno de los destinos de esos cientos de miles de venezolanos que están buscando una vida mejor. 

No es casualidad que seamos uno de esos destinos, pues muchos venezolanos hoy no tienen pasaporte, dado que la renovación del mismo es una tarea casi imposible y ni hablar de emitir uno nuevo. 

Nuestro país permite el ingreso con la cédula de identidad al igual que otros países de la región. Esa es una de las razones por las cuales se nos prefiere ante otros territorios quizás más desarrollados o con mas oportunidades. 

Ahora bien, para poder comprar un pasaje de avión a Uruguay desde Venezuela hay que tener una pequeña fortuna. Con una devaluación enorme, el dólar, moneda en la que se transan los vuelos, se hace muy poco accesible. No todos pueden comprar un pasaje de avión, de hecho, solo la minoría puede hacerlo.

Estos días estuve en Bucaramanga, Colombia a unos 200 kilómetros de Venezuela y me encontré con una realidad que no esperaba.

No hay semáforo que no esté poblado de venezolanos, algunos piden directamente dinero para comer, otros pidiendo dinero para comprar una bolsa de golosinas para poder re vender y ganar algo de dinero trabajando. La constante, todos piden ayuda.

La mayoría llegó como pudo, caminando, en autobús o a dedo. Son los que no pudieron reunir el dinero para comprar un pasaje de avión que los lleve mas lejos. Algunos entraron de forma legal, pero otros confiesan que lo hicieron por puntos no vigilados.

Un camino peligroso en el cual muchos han muerto y de lo que poco se habla. 

Viven en las calles, comen lo que encuentran. Intentan sobrevivir en un país hermano que comienza a mirarlos con rechazo.

Un taxista me decía que él no tienen nada contra ellos, pero que comienza a molestar que estén presentes todo el tiempo demandando ayuda. Se notaba en sus palabras el sentir de mucha gente, el entendimiento de su situación, pero que en el largo plazo la situación parece insostenible.

Iniciando el camino de regreso hacia el aeropuerto que queda subiendo del valle por una ruta empinada y sinuosa veo grupos de personas caminando, o descansando al costado de la ruta. 

El taxista nota mi curiosidad y me cuenta que son venezolanos que salieron caminando y que se van hacia otros países como Perú o Ecuador al sur de Colombia, a unos cuantos miles de kilómetros de distancia.

Gente caminando con la vista perdida en el horizonte, con pequeñas mochilas, con calzado sencillo o descalzos y sin abrigo para lo que se les viene. Gente que seguramente no vaya a llegar a su destino. 

Estamos viviendo un éxodo y en nuestro pequeño Uruguay se siente, pero estamos lejos de lo que está pasando. Cuanto más nos acercamos a Venezuela más se siente y más se vive una realidad que parece ajena a nuestro continente.

4 Comments

  1. Que grande Rodrigo que teniendo una blog de finanzas te des el tiempo de mostrar esta realidad. Triste realidad la que vive nuestro pueblo y todo motivado a la avaricia de un grupo reducido de indolentes que poco les importa la sitación inhumana que viven estas personas. Allí se ve lo mucho que hemos avanzado como sociedad en marketing y tecnología pero lo poco y aún lejos que estamos de la calidad humana y empatía. Muchas gracias ser la diferencia.

  2. Una triste realidad que nos duele inmensamente…. Agradecidos con Uruguay por recibirnos y ayudarnos. Y acá estamos representando nuestra bandera y dando lo mejor de nosotros, siempre con la esperanza de regresar a Nuestra amada Venezuela.

  3. Me duele leer algo que todos sabemos bien pero con poca profundidad en Uruguay, los que llegamos aquí solo trabajamos por mantenernos y enviar ayuda a Venezuela, es triste ser rechazado cuando en nuestro país nunca los inmigrantes se sintieron así.

  4. Rodrigo, primeramente déjame darte un gran saludo y las felicitaciones por todo tu contenido. Te descubrí hace poco por Spotify y desde entonces no he parado de consumir todo lo que compartes. Soy venezolano, y también te agradezco por brindar un pequeño espacio en tu blog para compartir la delicada situación por la que está pasando toda una población. Puntualmente sobre el caso de Colombia, hay muchos que viajan a pie y a dedo como mencionas, pero ciertamente el poco acceso a esta información es una triste realidad. Quiero compartirte un documental que está en Youtube. Es hecho por un comediante venezonalo que emprende la aventura de llegar a Colombia a pie como lo hacen tantos. Lo hizo en carne viva y lo documentó todo. En mi opinión, es una obra de arte lo que hizo. Te encontrarás con muchos sentimientos encontrados al ligar la risa con el amargo sabor de una realidad. Si puedes, por favor mira algunos capítulos, y si te parece adecuado, compártelo. Lo que verás ahí es una realidad, que ni yo mismo, que vivía en Venezuela, estaba consciente de la magnitud.

    Aquí te dejo el link del cap. 1: https://www.youtube.com/watch?v=w8ZOAfhXcNw

    Nuevamente, muchas gracias por todo tu aporte, Rodrigo. Tus conocimientos de finanzas es muy oportuno durante nuestro éxodo también. Abrazo!

Submit a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *