163. El caso del bebé que llegó por sorpresa

Tener un hijo es una de las cosas más maravillosas que nos puede pasar en la vida

Ahora, eso no quita que en el momento que nos enteramos de la noticia y mas si llega de forma inesperada, nos de miedo.

En este episodio les cuento la historia de María y José (nombres ficticios y poco originales).

Ellos tenían una vida super plena, basado en disfrute personas por medio de experiencias externas: comer afuera, vacaciones en el caribe, ropa de moda, etc, etc

La noticia de un nuevo integrante en la familia los tomó por sorpresa y les dio miedo de no poder mantener el estilo de vida que llevaban con un hijo a cuestas.

Vemos como su visión de la realidad se transforma a medida que pasamos de impresiones a hechos objetivos y como al final, la historia termina de la mejor manera.

Un detalle super importante que ayudó en el proceso es que José y María tenían un registro de gastos, eso nos permitió hacer un análisis de los patrones de consumo y poder ver que modificaciones había que hacer para poder proyectar los gastos futuros.

Muchas gracias por sus 5 estrellas en Itunes, por sus comentarios y me gustas de Ivoox o Youtube por los comentarios en neuronafinanciera.com o por escuchar en Spotify!

Recuerda que si necesitas dar el siguiente paso en tus finanzas personales, puedes ver mis programas de formación

Nos vemos el próximo miércoles con otro episodio que nos ayude a desarrollar nuestra Neurona Financiera

Una respuesta

  1. Les comparto mi experiencia. Me hiciste revivir todos los miedos que sentí en aquel momento, y confirmo totalmente lo que decis: no conozco a alguien arrepentido de tener hijos. Comparto totalmente lo de los pañales, no es para tanto, creo que todos nos quejamos de ese gasto, porque es algo totalmente descartable y ni que hablar del daño al medio ambiente. Aguante los second hand y lo heredado! Vestimenta y utensillos como cochecitos, sillitas, bañitos, etc todo compartido con amigos que tenían niños más grandes o más chicos; nos lo íbamos compartiendo y pasando de unos a otros. El gasto más grande que tuvimos fue el maternal, ya que ambos trabajábamos y a los tres meses ya tuvieron que quedarse con otros. Tal vez lo más difícil es cuando crecen. Hay que saber decir que no, si no se puede (en las idas al super por ejemplo, o en algun paseo).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No te vayas aún! 

Te estas perdiendo de un montón de recursos gratuitos que te pueden dar una gran mano!

Suscribite a Neurona

Súmate a la comunidad,  recibe nuestras novedades todas las semanas en tu casilla de email y acceso a la caja de herramientas

Conocé el método que te
va a cambiar la vida

Sumate a los cientos de personas que lograron acelerar en un 500% la obtención de sus objetivos financieros

Iniciar Sesión

Disponible solo para miembros de los programas de formación