115. ¿Te irías a vivir al interior del país? - Neurona Financiera

115. ¿Te irías a vivir al interior del país?

Gonzalo es de Artigas, en el norte de Uruguay. Él siempre tuvo claro que el día que se jubile se iba a ir para allá.

Las ventajas son muchas, lo financiero está en la balanza. Es que, en sus palabras, el dinero rinde más en el interior.

En un escenario post COVID donde la el tener que ir a una oficina no parece algo totalmente necesario para muchos, vale la pena pensar como Gonzalo, pero sin esperar al momento de la jubilación.

En este episodio analizamos las ventajas y desventajas de irse a vivir a una ciudad o pueblo del interior del país, escapando de las grandes ciudades.

Analizamos los aspectos financieros y los aspectos no financieros que esto implica.

Uno de esos capítulos donde espero su opinión para complementar mi visión parcial de irse a vivir al interior.

Muchas gracias por sus 5 estrellas en Itunes, por sus comentarios y me gustas de Ivoox o Youtube por los comentarios en el blog o por escuchar en Spotify! Nos vemos el próximo miércoles con otro episodio que nos ayude a desarrollar nuestra Neurona Financiera

10 respuestas

  1. Muy interesante. Tal vez esté el formato de podcast es una limitante pero creo que quedó muy simplista interior/la capital cuando hay diferencias. Quedó planteada ciudad/campo. En el “interior” hay ciudades, pueblos, parajes. No es lo mismo Artigas y Melo que Salto/Paysandú o un pueblo rural de Durazno a un balneario de Rocha.
    En los últimos tiempos hay ofertas educativas, comerciales interesantes. Vivo en Paysandú y encuentro todo lo que necesito, el vínculo con ciudades argentinas permite otras actividades también (pre pandemia) Lo comento porque muchas veces montevideanos me visitan o se sorprenden de que tenemos la tranquilidad, mejor calidad de vida pero no resignando oferta educativa, comercial, etc. Y es cierto que el dinero rinde mucho más. 🙂

    1. Hola Mariina, si, no es capital vs interior, es mas bien ciudad “grande” vs pueblo/ ciudad “chica”.
      En todo caso que que las interrogantes básicas son parecidas.

  2. Excelente planteo. Yo soy de Salto, 33 años, me vine a estudiar como muchos. Lo de la rivalidad con Paysandú, a mi personalmente me parece más “leyenda urbana” que realidad. Sobre todo por el cariño que tengo con muchos sanduceros. Aparte de eso. Financieramente sin dudas conviene. Y muuuucho. Yo me he planteado lo mismo, por tener toda mi familia allá, el contacto con la naturaleza como mencionabas. Es super realizable tener tu fondo/patio, chacra, ir al río, respirar puro. Vivir sin temor a que te roben (por poner el caso de canelones/montevideo rural). Se respira más paz sin dudas. Lo único que me “frena” es lo que decís. Me encanta, conecto con la naturaleza de diez, soy feliz con mi familia, pero paso dos semanas y es.. “por favor sáquenme de acá” No hay 40 boliches para salir como en parque rodó, no hay 15 obras de teatro para elegir, no hay toques, no hay mega empresas donde comprar lo que puedas llegar a precisar, etc. Salto es una ciudad “grande” del interior, pero para mi gusto demasiado alejada de Montevideo. Es eso.. conectar con uno, ver que te hace feliz, y en base a eso actuar. El dinero como un simple medio para.. Saludos!! PD – creo que la edad es algo clave en todo esto también. A los 18 necesitas velocidad…

  3. En mi caso me vine desde el campo a la ciudad a los 18 años. Deje de trabajar en el tambo y pasé directo a trabajar en una fábrica y luego a una empresa de mensajería y luego al actual trabajo administrativo que tengo desde hace 18 años, todo ello acompañado de un intento de estudiante universitario que no llegó a su fin.

    Sin lugar a dudas, el haber crecido en el campo, el haber vivenciado esa vida “más lenta”, donde haces de todo y aún así te sobra tiempo, hace que esté en mi norte el volver al campo. ¿Que me frena hoy día?, los hijos adolescentes en edad liceal, con sus afectos, la casa propia en la capital y por supuesto lo laboral (aunque existe la posibilidad de traslado al interior, no al campo).

    Cada tanto, cuando voy a visitar familiares, pasando rato tanto en la ciudad pequeña como en el campo, me invade esa sensación de paz y tranquilidad que no se da de tal forma en la capital. Quizás un factor importante, es que los viajes son al estilo mini vacaciones y no acarrean responsabilidad laboral, etc.

    Respecto al comercio, creo que en el interior puede darse un sobreprecio en algunos productos respecto a la capital, pero en contrapartida al haber menos oferta, se compra mucho menos de eso que en el fondo no necesitamos, y ahí es donde rinde más el dinero, aún sin planificación financiera.

    Saludos

  4. Rodrigo, te cuento mi experiencia personal. Cuando llevaba ya unos años trabajando en una empresa, hice un planteo de si me podían ayudar con la cuota para estudiar Analista Programador, la respuesta fue que me pagaban la mitad, pero al terminar la carrera, me mudaba a Rivera, donde está la planta industrial. Sinceramente nunca me lo había planteado, lo hablé con mi esposa y dijimos que sí.
    El cambio al principio tuvo su parte dura, porque no teníamos amigos ni familiares, pero en poco tiempo nos adaptamos y en un tiempo más estábamos de acuerdo que no volveríamos a vivir en Montevideo.
    Acá el ritmo de vida es mucho más tranquilo, las distancias son mucho más cortas, el tiempo que perdemos en la calle es muchísimo menos. Yo trabajo saliendo de la ciudad y normalmente me lleva de casa (en el centro) hasta el trabajo unos 15 minutos.
    Acá nuestro hijo podía jugar en la vereda y eso fue una de las cosas que notamos primero.
    En cuanto a seguridad la diferencia fue enorme también, acá de verdad podés ir al cajero automático, sacar $20.000 y salir con ese dinero en el bolsillo sin riesgo (casi cero) de que te asalten, yo paro en el súper, y dejo la mochila con la compu del trabajo en el asiento del auto y no pasa nada. No es que no pase absolutamente nada, pero la diferencia es considerable.
    Viviendo en la frontera, obviamente el dinero rinde muchísmo más, tal vez entre un 30 y 50% más que viviendo en Montevideo. También está la ventaja de doble nacionalidad, obviamente comprás las cosas donde esté más barato, pero si hay paro de combustible u otra cosa, tenés la alternativa de comprar en el otro país.
    También acá en frontera, sacando un documento fronterizo, podés comprar un auto brasilero (básico, tal vez de 15 años, pero no un dolor de cabeza) por 2.000 dólares, que por año paga unos $2.500 de patente y seguro.
    Yo particularmente no voy a almorzar a casa, pero tengo varios compañeros que lo hacen y mucha gente también hace horario cortado de 12 a 14 y van a almorzar a su casa.
    Como resumen, para quien esté pensando en un cambio de este tipo, la clave está en asegurar un ingreso x, porque los sueldos también son más bajos en general, pero seguramente aún así rinda más el dinero.
    Lo que es un golazo es tener un ingreso de Montevideo y los costos de acá. Para un jubilado, es un golazo, para un funcionario público que puede conseguir un traslado manteniendo el sueldo, también. Hoy se agrega la posibilidad de teletrabajar y creo que es una buena oportunidad para ganar en calidad de vida.

  5. Hola Rodrigo,

    Me pareció super interesante el planteo del Podcast y también todas las opiniones que aparecieron.
    Soy del interior y vivo en Montevideo hace 13 años y la duda de volver siempre está.
    Para los que estén con esa duda, les cuento que siempre es mas fácil tomar la decisión antes de tener hijos, porque no es lo mismo la opinión y la realidad de 1 que de 2 o 3.
    Coincido con los pro y los contras que se expresaron, pero en todos los casos olvidan un factor que a mi juicio es fundamental y es la calidad de la atención en salud.
    Quienes tenemos a nuestros padres con cierta edad en el interior, conocemos la realidad.
    En muchos lugares las carencias son importantes, pensemos que en la mayoría de las ciudades del interior, solo hay dos prestadores de salud, Asse y el único prestador privado con sus carencias y limitaciones, ni hablar de ciudades mas chicas donde a veces ni CTI hay.
    Recordemos que en el Norte, hasta no hace mucho no había un Imae cardiológico que permitiera salvarte de un infarto.
    Por eso creo que la salud es un tema a considerar como muy importante en la elección del lugar donde radicarnos.
    Saludos

  6. Yo viví siempre en Montevideo, pero la impresión que me da (desde 100% afuera) es que el círculo chico, que si bien es cierto da pertenencia, también exige esa misma pertenencia y en ella un cierto grado de homogeneidad. Y para quienes no cuadren dentro de ese perfil, eso lo hace todo más difícil.

    Por ejemplo: Me pregunto cuál es la diferencia en la vida de una persona homosexual viviendo en una ciudad más grande vs. un pueblo con algunos miles. Estimo que debe ser más complejo en este último caso.

    Naturalmente todo es un tema a analizar caso a caso, pero quería comentar ese tema.

  7. Hola Rodrigo, generalmente no escribo pero esta vez me siento identificado, yo me fui a Montevideo en 2005 con 18 años (desde Colonia del Sacramento), siempre con el deseo de volverme. Estudié hasta 2013 y cuando estaba considerando la idea de volverme para mis pagos, conocí a mi actual señora. Ella también es de Colonia pero por economía nunca se animo a irse a la capital… Entonces decidimos que nos quedaríamos unos años más allá, ella estudiando y trabajando y yo solo trabajando (aclaro que ella no aceptó la idea de irse sin trabajo, por lo tanto se fue cuando consiguió uno)

    En el ínterin, nos casamos y ahorramos todo lo que pudimos, siempre pensando en la idea de volvernos…

    Hoy hace año y medio que estamos en Colonia, yo conseguí trabajo antes de venirme, a ella le costó un poco más pero también trabaja actualmente, compramos una casita y tenemos una nena de 4 meses! Espacio para desarrollarnos y rodeados de nuestros afectos. Es el regalo que queríamos para nuestra hija y nuestros padres, qué tengan la posibilidad de disfrutarse.

    Hicimos algunos sacrificios obviamente, yo pasé de un trabajo de oficina de 8hs a 15 minutos del apto que alquilabamos a un trabajo de 9hs más fierrero a 1h de mi casa (11hs total fuera de casa), por el mismo salario. Mi señora abandonó un trabajo como jefa bien remunerado y hoy es administrativa. Pero estamos muy contentos porque en lo global sabíamos que iba a costar pero vale la pena el esfuerzo.

    Saludos!

    1. Hola Rodrigo.Yo viví en Paso de los Toros hasta los 18 años y después me mudé a Montevideo por estudios y empecé a trabajar.Personalmente me siento muy a gusto con el anonimato que ofrece una ciudad grande como Montevideo.En Paso no era totalmente libre.Yo soy introvertido y la gente en el interior suele ser demasiado invasiva para mi gusto.Ademàs de que tú círculo social es muy limitado.Paso tiene alrededor de 15 mil habitantes. Un saludo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Conocé el método que te
va a cambiar la vida

Sumate a los cientos de personas que lograron acelerar en un 500% la obtención de sus objetivos financieros

Iniciar Sesión

Disponible solo para miembros de los programas de formación