Amenazas publicado por

Productos cautivos

Foto_1_Krups_Nescafe_Dolce_Gusto_Piccose_print

Cuando nos compramos algo, tenemos que pensar en que ese algo muchas veces nos deja atrapado en un círculo sin salida de más gasto y dependencia. A eso se le llama productos cautivos.

Supongamos que nos compramos un auto, es clarísimo que vamos a quedar dependientes del precio del combustible. Es algo natural y lo aceptamos cómo que es así.

Ahora, supongamos que nos compramos una de estas nuevas y maravillosas cafeteras en cápsulas, podemos conseguir desde USD 150 y venden las 16 cápsulas unos $ 215 en TI . No es caro, unos 13,5 $ por café expresso.
Lo cierto también es que estas cafeteras están entrando en el mercado, son relativamente nuevas, y se quieren impulsar con mucha fuerza. Supongamos que mucha gente se compra (cómo ha pasado en otros países) y que mañana se les ocurre pasar a cobrar el café en vez de a 13 pesos a 30 pesos… el paquete de 16  costaría casi $500.

Ahí vamos a decir “que caro es el café!” pero lo vamos a comprar igual… a menos que queramos que la cafetera no quede archivada en un estante de la cocina.

Bueno, eso es un excelente ejemplo de un producto cautivo, un producto que luego de comprarlo nos deja una dependencia de otro bien el cual no podemos controlar el precio.

Está bueno, pasar por el tamiz de este análisis la compra de algunos elementos, para ayudarnos a tomar la decisión. En el caso de las cafeteras por ejemplo, hay las que permiten cápsulas y poner el café molido también, eso nos permite no depender de la cápsula.

Hay un ejemplo maravilloso de esto que fue el Tv Teddy, para los muy jóvenes que no lo sepan, TV Teddy era un Oso infame de peluche que cuando estabas viendo la tele con el te comentaba la tele. La magia estaba en que el canal mandaba de alguna forma un señal que el Oso interpretaba y hablaba. Cosa de locos! Claro, si podías pagar en su momento los 180 USD que salía este amigo.

Cómo toda novelería, cayó en desgracia y los canales dejaron de mandar la señal, y los TV Teddy se quedaron en silencio y pasaron a ser un oso de peluche muy caro.
Es otro brillante ejemplo de un producto cautivo.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

comments powered by Disqus

Buscanos en Facebook

Descarga nuestro manual contra la Inflación

Manual Contra la Inflación

Click en la imagen para descargar

Relacionados