Los niños y los regalos: El escudo del capitán América

In Ahorro
Scroll this

No llegábamos a noviembre y en los centros comerciales de nuestro país se mezcla el naranja y negro de halloween con misteriosas estructuras cónicas que se esconden detrás de enormes telas. No hay que ser un detective privado para darse cuenta que detrás de ese gran y poco disimulado escondite está la mismísima Navidad que ya ha llegado y será nuestro foco los siguientes dos meses.

Así es, la Navidad cada vez aterriza antes en nuestro país y con ella el ejército oculto de duendes de Santa que hará todo lo posible porque le compremos a nuestros pequeños (y no tan pequeños) el último juguete, sin importar que nos endeudemos en 12 cuotas o que estemos comprometiendo nuestro futuro.

Quería hacer algunas reflexiones sobre esto, que es un tema del que soy recurrente, quizás porque necesito tomar aún más conciencia. Les recomiendo leer la Historia de Tobi y la estación de Servicio y la del Niño, el Jeep y la caja si aún no lo hicieron.

El otro día le preguntaba a Maxi, mi hijo de tres años cual era su juguete favorito. Y Maxi, con total seguridad dijo: “El escudo de Capitán América” y a mi se me llenaron los ojos de lágrimas. Pero déjenme contarme la razón.

En mi casa hay un poster de super heroes (de hecho hay varios, pero eso no importa) entre los que está el Capitán América que si no lo saben, tiene un escudo redondo, con sus colores, que es indestructible y que suele arrojar a modo de disco hacia sus enemigos.

steve_rogers_el_capitan_america

 

No se cómo, pero el Capitán América se transformó en su super héroe favorito, y desde entonces jugamos a que él lo caracteriza. Un día Maxi apareció con una tapa de paquete de helado de 5 litros y me dice que es el escudo del Capitán América. Para mi sorpresa la tapa resultó bastante aerodinámica y con una durabilidad importante. No solo eso, sino que se transformó en un juguete deseable por los niños de la placita a la que vamos a jugar.

Un día pasé por una juguetería y vi un escudo de “verdad” y me tenté a comprarlo, pero me di cuenta que no era necesario, el estaba ya contento con su escudo, entonces lo que hice fue comprar un poco de goma eva y tunearlo para dejarlo algo así:

(Casi repito jardinera por manualidad, no me critiquen)

La cara de felicidad cuando se lo di no me la olvido más. Y desde entonces este es su juguete favorito.

Ahora bien, una pregunta válida es si esa es una realidad de nuestro hijo por como lo criamos y si es de todos los niños y un buen ejercicio es preguntarse cuales son los juguetes que recordamos de nuestra infancia. Era cosas costosas o eran inventos?

Yo recuerdo con mucho cariño cuando tenía unos 6 o 7 años que estaba en la casa de un amigo que el papá era médico y que jugamos algo maravilloso. En ese momento estaba en la vuelta la película de los cazafantasmas, y con mangueras de suero y “cosas de médicos” nos hicimos las mochilas que usaban los cazafantasmas. Algo parecido a esto:

los-cazafantasmas-1984-de-ivan-reitman

Mi recuerdo, seguramente muy distorsionado es que eran hasta mejores que esas y que jugar ese día a cazar fantasmas fue increíble.

Todo este viru viru para decirles que antes de empeñarse para comprarles regalos de navidad a los niños piensen si los están comprando por ellos o por ustedes. En mi caso estuve cerca de comprar un escudo de 1500$ cuando en realidad no era necesario y de hecho fue mejor forjar un escudo con goma eva, porque lo hicimos juntos. Eso hizo que se transformara en el juguete favorito.

Los niños son imaginación pura, no es necesario ser realistas con ellos, no es mejor aquello que asemeja más la realidad, no nos dejemos engañar.

Suerte en estas compras navideñas.

  • Picardo

    Clap. Clap. Clap. Clap.

  • PabloP

    Ja ja ja, excelente ! y en el árbol el 24 que dejó papá noel ?