Lo que aprendí sobre finanzas entrenando para una 10K

In Conceptos Básicos

El día que le gané al sol

Scroll this

El 31 de diciembre del 2015 estaba en Flores, en la casa de mis suegros festejando el fin de año como de costumbre. Estábamos afuera disfrutando de una noche preciosa, cuando entré a buscar algo y una idea loca apareció en mi cabeza. Me dije a mi mismo: “en el 2016 voy a correr una 10K”

Para darle un poco de sentido: nunca me gustó correr, nunca había corrido en mis 36 años de vida (en ese entonces) por motivación propia y desde que dejé el secundario donde me obligaban a hacerlo no lo volví a hacer. Bueno, en realidad una vez corrí un 300 desde la facultad de ingeniería hasta Bulevar y casi me muero.

¿Por qué entonces se me ocurrió esta idea?

Para demostrarme a mi mismo que si me proponía algo y hacía un plan para lograrlo podía alcanzarlo, por más complejo que pareciera en principio.

Fue así que el 1/1/2016 me desperté temprano, bajé una App de guía y comencé el entrenamiento por el hermoso parque Artigas en Flores.

img_1052
Parque Artigas en Flores

 

 

Si bien alcancé los 10K unos 4 meses después no fue hasta la pasada 10K de Reebok donde cumplí mi objetivo: “Correr una 10K en el 2016”
En este proceso me di cuenta que hay una cantidad de similitudes enormes entre el entrenamiento para correr una carrera y las Finanzas Personales y hoy quería contarles ese aprendizaje.

La definición de un objetivo

En las Finanzas Personales el definir un objetivo es fundamental y es uno de los primeros y grandes errores que cometemos. En este caso había un objetivo y había una fecha para llegar.

Un objetivo sin fecha es un deseo.

¿Tenemos claro nuestro objetivo financiero y cuándo lo queremos alcanzar?

Al principio parece imposible

Cuando comencé pensé que no iba a llegar nunca. Al principio caminaba 5 minutos y corría 1 y sentía que me moría. Pensar en correr una hora de corrido (que es un tiempo razonable para una 10K) parecía sumamente lejano e imposible. Sin embargo con entrenamiento lo terminé logrando, de la misma forma que cualquier objetivo financiero se puede lograr si vamos acercándonos de a poco.

Duele

Cuando comencé me dolían las rodillas que pensé que me había lastimado, me dolían los pies, me dolía todo. Varias veces pensé en renunciar pero el orgullo no me lo permitió. Varias veces me pregunté ¿Por qué hago esto?

En las finanzas pasa lo mismo al principio, seguramente buscar un objetivo financiero nos haga renunciar a algunas cosas que hoy estoy haciendo y eso duele. Solo tener claro el objetivo nos puede permitir avanzar en vez de renunciar.

El plan lo es todo

El hecho de tener un plan de entrenamiento fue vital, porque es lo que te permite esforzarte un poco más por llegar a cada hito. Es la pauta a seguir, es la regla que funciona. Es lo que te permite acostumbrarte a la nueva distancia para luego poder seguir sumando. En nuestras finanzas muchas veces definimos objetivos, pero no definimos un plan que es clave para poder lograr lo que nos proponemos.

“Quiero ahorrar más de aquí a fin de año” falta el cómo.

Cambio de comportamiento

Tuve que cambiar mi forma de vivir para poder correr. Me tuve que despertar a las 6 AM para poder salir a correr y maximizar el tiempo con la familia que es lo que más valoro en la vida. Tuve que dejar de comer algunas cosas que no me hacían sentir bien al correr.

A la hora de cumplir nuestro plan financiero personal pasa lo mismo, hay cambios, usualmente relacionados en nuestra forma de consumir pero también a la hora de registrar los gastos, los ingresos y muchos más que están en ese camino.

Generación de hábitos

A medida que avanzaba y que podía ir viendo los resultados me empecé a motivar y comencé a necesitar el salir a correr. Empecé a viajar con las zapatillas. Me frustraba cuando llovía y no podía salir. Digamos que se me hizo un hábito más que una carga y podría decir que hasta lo disfruté.

En las finanzas pasa lo mismo. Aquellos que al principio parece una carga luego se transforma en un disfrute. Se transforma el “que nabo que soy, no puedo comer afuera hoy”  en “que inteligente que soy, estoy cumpliendo mi presupuesto, tengo el control”

A veces hay que gastar

Al principio una de las pautas que me había puesto era el no gastar un peso en indumentaria, no quería transformarme en uno de esos que andan corriendo con una fortuna arriba. Sin embargo tuve que comprarme zapatillas para correr, porque estaba corriendo con unas viejas y el dolor de rodilla venía por ahí. No lo vi como gasto, sino como inversión. En las finanzas personales a veces hay que invertir en pro de nuestro objetivo, en capacitación, en libros, en ropa, etc

No pensar en lo cansado que estás

Una cosa que me mataba cuando corría era pensar que estaba corriendo y concentrarme en el cansancio. Fue clave distraerme mientras corría (en mi caso con música o podcast).
En las finanzas pasa lo mismo, si estoy pensando en el esfuerzo que estoy haciendo se complica. La clave es incorporar a la vida misma hábitos sanos financieramente hablando.

Recaídas

Cuando empezaron los fríos me costó mucho salir a correr a las 6 AM, era de noche y hacía frío. La fui peloteando, pero tuve meses enteros en los que no corrí. Eso me hizo mal, porque empeoré, volvía a tener dolores que pensé que había superado, picazón en las piernas y cosas así.

Fue con la carrera cerca que me puse las pilas. Por eso el objetivo no puede ser muy lejano tampoco porque se pierde foco.

En las finanzas vamos a pasar por momentos donde sentiremos que estamos haciendo todo mal, pero eso no quita que podamos volver al objetivo planteado.

Cosas Inesperadas

Me pasaron cosas maravillosas que no estaba en los planes: Vi los amaneceres más lindos, disfruté de una rambla casi vacía, me crucé con amigos que no sabía que corrían, me comencé a saludar con desconocidos con los que coincidía cada mañana.

En este camino de finanzas también pueden pasar cosas que no están en los planes. Hoy tengo grandes amigos que conocí gracias a esto y un sin fin de cosas más. Hay que abrirnos a las posibilidades.

Grupo

Yo entrené solo, pero es mucho más fácil hacerlo en grupo porque el grupo te lleva a cumplir los objetivos, te tira para adelante.
En finanzas esto es más complicado y por eso es que hacemos las reuniones de meetup y los talleres, para conseguir que juntos podamos ayudarnos entre todos.

 

Ahora estoy pensando que objetivos me voy a plantear el 2017, quizás medio maratón, quizás mejorar el tiempo o quizás alguna otra cosa loca que no tenga nada que ver y me saque de mi zona de confort.
Por el lado de los objetivos financieros, también los estoy delineando usando lo que vamos a charlar en el taller del sábado 10. Cómo siempre la mejor forma de aprender es enseñar.

 

Dejo algunas fotos que he ido sacando por este camino.

  • Gabriel Lamaita Duarte

    jaja, yo estoy al revés que tú. Hace dos años que empecé a correr y quisiera empezar a invertir mis ahorros ahora que tengo capacidad de ahorro luego de dejar de lado lo que me “hacía mal” a la dieta financiera. Encontré tu blog mirando la evolución del dólar frente a la unidad indexada luego de indignarme con una caja de ahorro en dólares que abrí la semana pasada y que ya tiene menos plata de la inicial, un absurdo si tenemos en cuenta el concepto, caduco ya, de “ahorro”.
    Es por eso que me puse a buscar información para disminuir mi bronca y tratar de recuperar mi inversión inicial, 1000 dólares, que luego por impulso e-brou fueron 1300 y que por administración de cuenta son 1296, todo eso en menos de una semana.
    Por cierto, también corrí la Reebok y muchas 10k a lo largo de 2016 y ya tengo como meta la 21k de Montevideo de abril, mi primera 21k.
    Ahora quiero hacer lo mismo a nivel financiero. Empezar a invertir…