Campiglia Pilay: Invertir en ladrillos - Neurona Financiera

Campiglia Pilay: Invertir en ladrillos

In Inversión
Scroll this

Hace unos años escribí un artículo sobre Campiglia Pilay bajo su lema: “Ahorrar en ladrillos”  que explicaba lo que yo había entendido sobre su funcionamiento en ese entonces luego de una reunión con un ejecutivo.

Confieso que mi visión fue un poco sesgada dado que en ese momento lo veía como una opción lejana a mi realidad o interés. Hoy un poco más curtido me gustaría poder darle un nuevo análisis a Campiglia Pilay desde la visión del inversor y no desde la óptica del que quiere una solución habitacional.

De hecho el 45% de las personas que están dentro de Campiglia Pilay lo hacen por inversión, un 23% para dejarle algo a sus hijos, un 16% para tener una renta en su plan de retiro y el resto para solución habitacional entre otras razones. Entonces es claro que está pensado desde el comienzo para los inversores y no como solución habitacional.

¿Cómo funciona?

Campiglia Pilay maneja un fideicomiso en la que los socios hacen aportes y sobre el cual se van haciendo edificios. Como tal, el fideicomiso es auditado y todas esas cosas que garantizan que no sea una estafa para irse luego con nuestro dinero.

Cuando se ingresa al sistema, uno debe seleccionar el tipo de propiedad, 55 metros cuadrados o 75 metros cuadrados, lo que implicará el monto de la cuota a pagar, las que son en total 240. (el valor de la cuota hoy es de 9.980$ y 13.375$ por 55 y 75 metros respectivamente).

La rentabilidad desde el punto de vista del inversor está en que estas cuotas, que podemos verlas como participaciones sobre la propiedad, se valúan según el indice de costo de la construcción (ICC) que como podemos ver el sitio del INE está en un 9% interanual en este momento, promedió un 12% en el 2016 y en términos generales suele estar arriba de la inflación y ahí está el valor para el inversor.

Dado que yo puedo salir en cualquier momento, ahí está la ventaja para el inversor, estoy comprando una participación que se valúa arriba de la inflación y que puedo vender cuando quiera para poder recuperar dinero. La razón por la cuál alguien me quiera comprar mi participación puede ser para adelantar el tener la propiedad o simplemente especulación. Como siempre juega la oferta y la demanda a la hora de poner el precio o de vender.

Seguramente haya algunas vueltas de tuerca más que se le puedan dar para sacar ventaja de este mecanismo, es cuestión de sentarse con un asesor y validar las opciones.

En todo caso, lo veo comparable con un seguro de retiro en el que me comprometo a pagar una cuota mensual para luego en un caso tener una rentabilidad  y en el otro una propiedad que me genere una renta, pero pudiendo optar por salirme en cualquier momento vendiendo mis cuotapartes (siempre y cuando haya un comprador que la quiera comprar) cosa que con el seguro de retiro no se puede hacer.

Más detalles y una mucho mejor explicación de como funciona en el sitio de Infocasas