Gastos fijos vs gastos variables

In Conceptos Básicos
Scroll this

Hola jóvenes ninjas, hoy vamos a hablar de algo que la gente de las finanzas ha querido ocultar detrás del velo de la complicación, pero que es algo muy sencillo: Los gastos fijos vs gastos variables.

Es fácil, los gastos fijos son aquellos que podemos estimar, lease, tenemos una idea de cuánto van a ser.

Los gastos variables son gastos que no tenemos ni la más pálida idea que tendremos.

Por ejemplo: Electricidad, agua, alquiler, hipoteca, gastos comunes, seguro del auto, celular, peluquería, boleto, gasolina son gastos fijos.

En realidad no quiere decir que sean siempre iguales, pero se supone que podemos más o menos preverlos. Quiero decir, podemos gastar más electricidad en julio que en enero, pero podemos tener una idea de cuánto va a ser (y sobre todo, que lo vamos a gastar!)

Saber cuántos son nuestros gastos fijos, nos da una idea de cuánto dinero necesitamos de piso para sobrevivir a un mes. Es lo que se llama, el presupuesto.

Los gastos variables son los jodidos, son los que no tenés ni la más pálida idea que vas a tener, como lo que gasté ayer arreglando el auto después que me lo quisieron robar, o esa salida a comer afuera que no estaba en los planes y me descolocó el gasto en comida.

Ahora viene la parte divertida, hay que intentar que la mayoría de los gastos variables sean fijos. La forma de hacer eso es mirar el histórico de gastos variables y buscar patrones…

En español: cómo llevas tus gastos en Zetacuentas cómo expliqué acá, te fijás en los datos del año pasado y vas a ver que, por ejemplo, en regalos gastas más o menos lo mismo al año y listo! Tenés un gasto variable que se puede estimar!

Pudiendo estimar los gastos variables, se transforman en gastos fijos, lo que es más sano ya que podemos estimarlos.

Más adelante vamos a ver cómo definir un presupuesto para que los gastos variables y fijos no se te vayan al demonio y termines cometiendo el pecado capital de las finanzas personales que es pedir un préstamo

 

neuronafinanciera

Te gustó este artículo? Entonces no dejes de suscribirte a nuestro newsletter semanal! No te vas a arrepentir…