fbpx

Entendiendo las nuevas tarjetas de pago fijo

In Conceptos Básicos, Finanzas Personales
Scroll this

Lejos de aquellas tristes escenas de la crisis económica local y regional del 2002, en la que en medio de la decadencia del sistema financiero, conseguir un crédito bancario era casi tan difícil como ganarse un 5 de oro, hoy nos encontramos en un panorama muy distinto minado de una competencia feroz entre viejas y nuevas instituciones financieras que aplican toda su creatividad en la búsqueda de nuevos, atractivos e  innovadores productos financieros.

Es así que nace en nuestro mercado, y a todo bombo y platillo una nueva modalidad de tarjetas de crédito, que vemos y escuchamos promocionar a diario en todos los medios de comunicación: son las llamadas tarjetas de crédito de PAGO FIJO o controlado.

Dentro del universo de tarjetas de crédito ya teníamos algunos tímidas variantes de este producto, pero quizá la primera tarjeta completamente diseñada en base a este concepto es el de la Tarjeta Fija del Banco BBVA.

La vemos promocionada en distintas modalidades y campañas de marketing, pero seguramente la que más nos retumba en el oído es la Tarjeta Fija BBVA de Motociclo, que surge de una muy interesante alianza realizada entre ambas empresas.

Cómo funciona y en qué casos sirve, y más aún, en qué casos genera un ahorro real, es algo que muchos nos preguntan hoy en día, así que dedicaremos el resto del artículo (y seguramente algún artículo más) para develar algunos de los misterios de este novedoso producto.

¿Cómo funciona realmente?

Las tarjetas de pago fijo son a mi entender un complemento de la tarjeta de crédito tradicional, por lo general con un límite de crédito más bajo e incorporan como novedad el concepto de pago fijo mensual.

TarjetaFijaBBVA

¿Qué es el pago fijo mensual?

No es nada más ni nada menos que el viejo y querido Pago Mínimo de la tarjeta, pero a diferencia de la tarjeta convencional en donde el pago mínimo varía de acuerdo un porcentaje de las compras contado, débitos automáticos, cuotas del mes, cargos y saldo anterior financiado, el pago fijo te asegura el mismo importe de pago mínimo para todos los meses, independiente de tu saldo y compras realizadas.

Es así que si tu limite es de $ 20.000 y tenés un pago fijo establecido de $ 2.000, entonces el pago mínimo de tu tarjeta nunca va a ser superior a $ 2.000.

Entonces la gente se pregunta: pero si mis cuotas son de $ 2.500, ¿tengo qué pagar $2.000 ó $2.500? Y ahí es donde entran las matemáticas en juego (lo detallamos en el próx. artículo), pero a tener en cuenta básicamente:

– si pagás solo el pago fijo, la tarjeta te devuelve un 15% de tus cuotas mensuales en el próximo estado de cuenta, esto es el beneficio que te dan por pagar solo el pago fijo.

– pero si el saldo del mes es mayor a tu pago fijo (y pagás solo tu pago fijo), entonces la diferencia impaga se te traslada al mes siguiente junto con los intereses de financiación correspondientes.

¿Cuál es el negocio?

Claramente el mejor cliente para el banco es el que tiene un saldo mensual alto, pero solo paga el pago fijo y financia el resto.

Entonces surge otra pregunta muy frecuente: si tengo un pago fijo de $ 2.000, ¿es lo mismo comprar un artículo de $ 6.000 en 1 sola cuota que comprarlo en 3 cuotas de $ 2.000? La respuesta es NO !!! En el primer caso, el primer resumen de cuenta va a incluir la compra entera de $ 6.000, pero si quiero recibir los descuentos que me otorgan del 15%, tengo que pagar solo $ 2.000, que es mi pago fijo preestablecido, y el resto del saldo se me traslada para sumarse en el resumen de cuenta del próximo mes, y así sucesivamente voy arrastrando saldo financiado para las próximas cuotas hasta cancelar todo. Ahora bien, si en su lugar realizo la compra original en 3 cuotas de $ 2.000, mensualmente me facturan una sola cuota de $ 2.000 que es igual al pago fijo mensual, por lo que a grandes rasgos no arrastro saldo financiado para los próximos meses y me evito los intereses de financiación correspondientes.

Estas cuentas son muy generales como para entender el concepto de base, pero en el cálculo detallado hay otras variables en juego, tales como el seguro sobre saldo, el cargo mensual, el costo opcional de envío de estado de cuenta, y servicios adicionales como tarjetas de beneficios, etc., que influyen finalmente en el saldo mensual facturado. En esto ahondaremos más adelante.

En resumen, ¿a quienes puede resultarle útil una tarjeta de pago fijo?

1) A personas que no pueden pagar por encima de determinado importe mensual, si bien tienen que terminar pagando al final un poco más por concepto de intereses de financiación, se quedan tranquilos que no caen en incumplimiento. No importa cuánto más tenga que pagar, nunca te van a exigir pagar por mes mas de lo acordado. Así que tanto el cliente como el banco se aseguran que la deuda se terminará de pagar en algún momento.

2) Personas con buenas habilidades financieras y matemáticas, que puedan hacer el cálculo mensual de beneficios y contrastarlos contra los cargos mensuales a facturar, para poder decidir de manera inteligente el monto tope a comprar el mes siguiente y la modalidad (cuotas o contado) y generar lo mínimo de intereses de financiación o bien maximizar los beneficios obtenidos.

Lógicamente al banco le conviene que seas del primer grupo, y a nosotros como clientes nos conviene estar en el segundo grupo, pero también recordemos que para el banco es importante mantener la tarjeta activa y consumiendo, así que mientras la uses y no te atrases, seguramente ambos estarán contentos, independiente del grupo que integres.

Nota: Este post es de autoría de mi amigo Arya Baher

Imagen: Flickr

1 Comment

Submit a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *